Etiqueta: manos rojas

Palmas de manos rojas: por qué sucede

Palmas de manos rojas: por qué sucede

Tener las palmas de las manos rojas puede decirte algunas cosas de tu salud, ¡descubre el qué!

En ocasiones en la persona se evidencian las palmas de las manos rojas, no obstante, no solemos relacionarlo con ninguna patología conocida. Vamos a descubrir a continuación qué puede ser lo que causa esa afección.

La piel de nuestro cuerpo nos avisa de que algo no va bien en nuestra salud mediante diferentes síntomas o evidenciando signos desconocidos.

Las palmas de las manos rojas en una persona pueden ser algo que asuste y conviene encontrar el motivo para hallar una solución y atajar el problema. Pueden presentarse déficits en aspectos de nutrición o de absorción vitamínica para fortalecer el organismo.

Muchas veces no damos el suficiente valor y el cuerpo es tan sabio que avisa y presenta modificaciones o alteraciones, antes de que ocurra algo seguramente contraproducente.

Las manos son de las primeras partes del cuerpo en que nos fijamos en una persona. Las manos trabajan y sirven para casi todo, por lo que no solo hay que cuidarlas por estética, también por nuestra salud.

Las manos exponen problemas que pueden interferir en nuestro estado emocional y nuestro comportamiento.

Las manos hablan y muestran posibles déficits. Uno debe estar atento al cambio en el color de las palmas de las manos y consultar con un profesional médico ante el desconocimiento de lo que pueda suceder.

En invierno si las manos están rojas, suele ser temporal y desaparecer. No hay que alarmarse, es cuestión del frío y se resecan e irritan. Para poner solución a este problema basta con utilizar guantes e hidratarlas.

El enrojecimiento en la palma de las manos puede ser total o parcial. Cuando ya el problema afecta de una manera extensa a todo el área de la palma y no solo con puntos rojos esparcidos, que suelen desaparecer, todo indica la aparición de una patología.

Puede existir daño en los riñones, retención de líquidos, problema en la circulación sanguínea, diabetes, hipertiroidismo…Si hablamos de enfermedades más graves podemos referirnos a las siguientes.

El cuidado de las manos es muy importante por eso debes protegerte con lo necesario para que tengas unas manos suaves, es recomendable acudir a una farmacia dermatológica para que veas que es lo mejor para tu piel y el cuidado de la misma.

manos rojas

Causas de las palmas de manos rojas

1.Piel seca o deshidrata, lo cual puede desembocar en dermatitis.

2.Eczema o dermatitis: Es una inflamación de la piel con síntomas de picor e incluso fiebre. Normalmente se relaciona con un desequilibrio en nuestro sistema inmunológico.

La piel se queda seca y se generan lesiones. En la dermatitis suele influir un exceso de vitamina A o un déficit de la B (eritema palmar, sin implicación de molestia ni dolor alguno).

3.Psoriasis: Sucede cuando los linfocitos T dañan a las células sanas de la epidermis. Puede producirse por cuadros de estrés o infecciones.

4.Enfermedad hepática: Probablemente por cirrosis (la cual provoca el eritema palmar) y la causa se produzca porque los vasos sanguíneos se dilaten y exista una modificación hormonal. Es lo más habitual, al consumir demasiado alcohol, aunque puede deberse también al exceso de sudoración.

Cuando se daña el hígado, y no se eliminan las toxinas, el exceso de hormonas que se produce, causa que los vasos sanguíneos se dilaten. La situación se agrava en el momento en que las manos se pelan.

No te olvides de esto

5.Artritis reumatoide: Inflamación de la mano. Puede existir dolor.

6.Eritromelalgia: Se produce vasodilatación, la persona sufre dolor mientras la sangre llega a las manos. Empeora con cambios de temperatura y un consumo de alcohol abusivo.

7.Acrocianosis: El color rojo en los dedos de las manos ocurre porque existe un déficit de flujo sanguíneo.

8.El síndrome mano-pie, se produce como efecto secundario tras haber recibido un tratamiento, como algún fármaco, para el cáncer. Las palmas de las manos parece que se hubiesen quemado y puede haber llagas o ampollas.